miércoles, 2 de marzo de 2011

MÉDICOS/AS: PROFESIONALES Y EMPÁTICOS

Hay profesiones como la de  médico/a, enfermero/a ... que requieren de forma imprescindible no perder de vista  esas dos vertientes: profesionalidad y empatía

Soy consciente de la dureza que supone para un/a profesional atender constantemente a personas con diferentes dolencias y que no es sano llevarse  a casa el trabajo. Tampoco olvido la enorme carga emocional que la empatía supone, pero creo que es imprescindible para los pacientes y para los padres y madres sobretodo si es un/a niño/a.

Conozco el exceso de trabajo al que se enfrentan estas personas, el poco tiempo que tienen para atender sus casos, la escasez de medios y que lo que para nosotros es un asunto de vital importancia porque es nuestra salud y las de nuestros/as hijos/as para ellos es un caso más, todos hemos escuchado a nuestro alrededor quejas sobre este asunto…  

Yo he tenido la inmensa suerte de encontrar maravillosos profesionales que me han ayudado hasta mucho más allá de su deber con mi hija pequeña, han sido cautelosos con las noticias, dosificándolas para no alarmar en exceso, lo que es imprescindible para el equilibrio emocional de lo padres y madres que deben mantenerse en la medida de lo posible serenos, creo que hay que tener una sensibilidad muy especial y ser empáticos para hacerlo así, pero se puede hacer porque hay quien lo ha hecho conmigo y mi gratitud es enorme hacia ellos/as.

Pero no ha sido así en todos los casos,  un médico también me habló de trasplante de córnea (en un caso de cataratas) y yo casi me muero … nada que ver con la realidad, porque si hubiera sido verdad lo habría tenido que asumir, aunque quizá no de esa manera, yo sola y con una bebé de quince días que iba a una revisión rutinaria.
No obstante, mi caso no ha sido ni mucho menos el peor, a otros compañeros/as les hablaron lo primero de tumores... que luego no existían.

Esta situación la he vista repetida en foros y en los casos de amigas muy cercanas y duele mucho, porque hay muchas maneras de comunicar las noticias buenas, malas y regulares. Hay que saber comunicar pero sin alarmar, las noticias en su justa medida, siempre y cuando estén corroboradas y de la manera más delicada posible.

Me gustaría que los profesionales de la sanidad no perdieran nunca de vista que sus clientes (pacientes) son personas y si son niños/as  el tema es mucho más delicado para los padres. Ojala todos hagan  el esfuerzo de pensar, antes de hablar, cuál es la mejor manera de comunicar  una noticia, se puede hacer… hay quien lo hace todos los días.


Son muy interesantes estas web:
http://dra-amalia-arce.blogspot.com/
http://drgarcia-tornel.blogspot.com/

2 comentarios:

Chlöe dijo...

Totalmente de acuerdo Ana... y ya sabes mi experiencia... pero bueno, que de todo se aprende... y ahora estamos muy contentos.

Paula dijo...

Ana, en tu trabajo y en el mío pasa algo parecido. La persona que tienes delante influye mucho, y aunque la medicina es una profesión especialmente difícil, porque las circunstancias te obligan a protegerte y distanciarte un poco de la realidad de los pacientes, hay médicos que son un encanto, y otros que perdieron la sensibilidad en algún momento de su carrera.
Me encantan las dos páginas que propones. Forman parte de "mis imprescindibles"

Publicar un comentario