miércoles, 30 de marzo de 2011

EL REGALO DE GATEAR

Cuando nacieron mis dos hijos mayores no presté demasiada atención al gateo, había escuchado que era realmente importante para su desarrollo psicomotor y cognitivo pero ni de lejos me podía imaginar la cantidad de beneficios que iba a suponer para mi hija pequeña. El mayor, apenas gateó antes de andar ya que empezó muy pronto, luego si lo hizo, imagino que porque lo encontró práctico. La mediana gateó mucho y fenomenal y no echó a andar hasta los dieciseis meses.
Con la pequeña el gran reto desde que empezó a tener edad fue que gateara, en su caso si que era importante, asi que nos lanzamos a ello, pásabamos el día jugando en el suelo para facilitar el arrastre y cuando consiguió coger su primer juguete fué un gran alivio,luego perfeccionó el arrastre  hasta conseguir desplazarse con gran facilidad y entonces, nuestro siguiente objetivo fue que lo hiciera apoyada en las rodillas y en las manos. Le levantábamos la barriguilla poco a poco para que cogiera posición y a fuerza de constancia en poco tiempo logró la fuerza necesaria para hacerlo ella sola. No se si hubiera gateado si no la hubiésemos estimulado para ello, quizá si, pero en este caso era importante que lo hiciera

Os voy a comentar los BENEFICIOS:

El gateo favorece la relación entre los hemisferios cerebrales


A nivel corporal:

 
El gateo desarrolla la estructura de hombros, codos, muñecas, rodillas y tobillos al estirarse-sentarse-gatear-sentarse-gatear-estirarse e intentar ponerse de pie.

 Al pasar por diferentes terrenos y tocar diferentes texturas, el gateo desarrolla la sensibilidad táctil de los dedos y la palma de la mano que le facilitará en un futuro el agarre de objetos pequeños como el lápiz al escribir o pintar, o el tocar instrumentos de cuerda o viento.
 En esta etapa también tiene lugar la maduración de la motricidad fina (manos-dedos) pudiendo coger objetos con el dedo pulgar e índice de manera simultánea (tipo pinza). Este movimiento es la base para que el niño, a la larga, coja correctamente el lápiz en el inicio de la escritura en su etapa preescolar.

 El gateo armónico y continuado proporciona al bebé una capacidad respiratoria superior que cuando está inmóvil, lo que aumenta la oxigenación de su cerebro, y también facilita su capacidad respiratoria para cuando empiece a balbucear o hablar.
El gateo obliga al movimiento simultáneo del brazo y la pierna contrarios, situación que favorece, a nivel neurológico, la interrelación hemisférica mediante el desarrollo del cuerpo calloso (un canal de fibras nerviosas) que conecta ambos hemisferios. Recuerda que cada hemisferio cerebral controla los movimientos de las extremidades del lado opuesto. Por tanto, a más gateo, la velocidad de interconexión entre hemisferios (intercambio de información) será más rápida y eficaz. Un ejemplo práctico: le será mucho más fácil coger apuntes a la vez que escucha al profesor.
A nivel visual:
 Al querer llegar al lugar donde hay un objeto de su interés, y luego cogerlo, le obliga a la coordinación óculo-manual (ojo-mano).

 El gateo es una clave de operaciones cerebrales muy sofisticadas, igual que la lectura y la escritura, y ofrece una gran oportunidad para sentar las bases del proceso de lateralización (determinación de la dominancia manual, ocular, auditiva y podal) que finaliza alrededor de los 6 años.
 Además, ejercita cuatro aspectos importantes en la visión:

1. Ejercita su visión binocular: el cerebro utiliza las imágenes que recibe de cada uno de los dos ojos y las fusiona en una sola imagen más completa. El sistema es el mismo que cuando hacemos una foto panorámica de un paisaje: retratamos el paisaje haciendo dos fotos consecutivas y luego, una vez reveladas, las juntamos solapando los elementos comunes (árbol, casas...) para obtener en un mismo plano una panorámica de este paisaje mucho más extensa.
2. Desarrolla con gran intensidad la visión estereoscópica, es decir la visión tridimensional que permite apreciar los volúmenes (como ocurre cuando te colocas las gafas especiales en las películas en 3D).

3. Se estimula la convergencia y la acomodación, que permiten saber a que distancia está un objeto y focalizarlo correctamente (como en una cámara fotográfica). Así el niño puede saber, por ejemplo, lo profundo que es el espacio que hay entre el sofá y el suelo. Este cálculo le permite intuir si es peligroso bajar de cara o es mejor girarse y apoyar primero las piernas en el suelo. La convergencia y la acomodación posibilitará en un futuro ver con claridad, facilidad y rapidez las cosas que están cerca (en su mano, las letras pequeñas de los cuentos, y las letras o dibujos de su libreta), así como las cosas que están lejos (las letras o dibujos de la pizarra que ha de copiar), alternando ambos focos sin problemas. Por otra parte, saber a que distancia están los objetos y su volumen, le permitirá poder cogerlos mejor y encajarlos con precisión en lugares determinados. Por ejemplo, los puzzles, juegos de encajar elementos/formas, meter y sacar cosas de los cajones que ya ha aprendido a abrir con facilidad, etc.
4. Potencia la visión periférica, que es la que nos permite orientarnos en el espacio, informándonos de los movimientos en el entorno. Este tipo de visión es fundamental para los deportes de equipo al tener que controlar en qué posición se encuentran los compañeros más cercanos o apropiados para pasarles la pelota (fútbol, balonmano, etc.). También le será muy útil en el futuro, por ejemplo para conducir, ya que tendrá que controlar no sólo su vehículo, sino también los que le rodean. Un sistema visual eficaz y rentable, será el resultado del perfecto equilibrio entre la visión periférica y la visión central.
CONCLUSIÓN

El gateo es la clave de operaciones cerebrales muy sofisticadas como la lectura y la escritura y ofrece una gran oportunidad para sentar las bases del proceso de lateralización (determinación de la dominancia manual, ocular, auditiva y podal). Además, muchos problemas de fracaso escolar tienen su origen en dificultades oculares de convergencia, focalización y visión estereoscópica que unas buenas dosis de arrastre y gateo pueden ayudar a corregir. Además, el gateo en edades más mayores, puede ser un buen ejercicio corrector cuando ya han aparecido problemas de fracaso escolar, mala lateralización, lesión cerebral, dislexias, etc.
Fuente Mª Ángeles García Morán
Licenciada en Psicología Infantil y especialista en Estimulación Temprana http://estimulacionydesarrollo.blogspot.com/2007/02/el-gateo-un-paso-de-gigante-para-tu-beb.html

9 comentarios:

Cartafol dijo...

Que interesante, no sabía tanto sobre el gateo, por lo menos lo referente a la vista...en nuestro caso, mi hija mayor no gateó, la mediana hizo intentos y la pequeña si lo hizo.

mamá de un bebote dijo...

Si que había leído sobre la importancia del gateo, sin embargo lo que yo no sabía es que los padres pudieran estimular al bebé en este proceso, pensaba que era algo madurativo, que no se podía influir en ello.., me parece que la experiencia personal que aportas es muy interesante guapa.

siempre mamá dijo...

Cartafol, en el futuro veremos a quién de las tres se les da mejor las matemáticas, ya que dicen que hay relación :)

Mamá de un bebote, yo tampoco lo pensé, pero le cierto es que se puede y se debe enseñar a gatear porque es muy importante, más de lo que pensamos, siempre se aprende algo nueva, a mi tuvo que venir mi hija pequeña a enseñármelo :)

GRACIAS POR COMENTAR !!!

Cartafol dijo...

No sé que decirte, mejor que a la princesa mayor no creo que se le de a las otras....haber, el tiempo lo dirá...

siempre mamá dijo...

El mío mayor también es muy bueno en mates y gateó pero después de andar, pero fíjate cuando le hicieron la revisión de la vista a los seis me dijeron que tiene una vista estupenda, menos mal, pero que al mirar hacia los lados en vez de mover los ojos mueve la cabeza entera y que eso es porque no gateó lo suficiente, yo me quedé a cuadros, no tiene importancia claro, pero si realmente el gateo es tan importante no se porqué la pediatra por ej no te lo dice, en fin :/

Sandra dijo...

Una información muy interesante. Desconocía muchos de los beneficios que da a los bebés el gatear. Muchas gracias por la entrada!

siempre mamá dijo...

DE nada, Sandra, con mi peque estoy aprendiendo muchas cosas que antes no sabía :)

Sadja dijo...

Desde luego voy a ir recopilando cosas que no puedo pasar cuando tenga un bebé :)

Yo gateé y mucho, hasta me compraron una muñequita que gateaba conmigo (todavía la tengooo y funciona) jijiji

Marcia Valdes dijo...

Tengo 2 nenas, la primera no gateo, mi pediatra me recomendó con la segunda incentivarla, lo estoy haciendo, son muchos los beneficios del gateo, también me comento que los nenes que no gateaban, tenían mala letra...

Publicar un comentario