martes, 25 de enero de 2011

LA LACTANCIA MATERNA: UNA EXPERIENCIA DURA Y MARAVILLOSA

Hace poco que dejé de dar de mamar a mi bebé y como era la tercera y muy probablemente la última con la que iba a compartir esta experiencia, tengo que reconocer que sentí una inmensa pena porque esta etapa de mi vida terminara. Y es que yo soy una ferviente defensora de la lactancia, que no es una tarea fácil para ninguna mujer.
La verdad es que yo no encontré mucho apoyo para darle de mamar a ninguno de mis tres hijos. Con mi primer bebé no me bajaba la leche y el ginecólogo me dijo que muy probablemente no podría darle el pecho y yo que en ese momento no tenía experiencia, pero presentía que sería una bonita etapa me empeñé y conseguí darle hasta los catorce meses. Con mi segunda hija sólo pude darle seis meses porque tuve una neumonía, pero logré con ayuda de la pediatra que me mandaran una medicación compatible con la lactancia y aguanté hasta el medio año. Con la tercera lo tenía claro y más sabiendo que la tenían que operar, la lactancia era la mejor medicina y la mejor fuente de defensas que yo podía darle a mi hija y no lo dudé ni por un segundo… Y el resultado es que tengo tres hijos sanos y fuertes, que se ponen malos sólo lo justo. Ha sido una experiencia preciosa, hay pocas cosas que unan tanto a otra persona como darle el alimento a través de ti, es una prolongación de la vida en el vientre materno, durante esos minutos el bebé y la mamá siguen compartiendo calor y latidos, simplemente MARAVILLOSO.
Pero es duro y sacrificado, no es fácil, están las grietas, las mastitis en ocasiones, los horarios atropellados … Merece la pena aunque sin agobios, no hay que sentirse culpable si no se puede y tampoco por darle el tiempo que tu quieras, a mi casi me hacían sentirme mal por darle catorce meses al mayor y a la pequeña. Hay que ser valientes y firmes y hacer lo que cada una sienta en su interior que debe hacer.  

2 comentarios:

Paula dijo...

No sabes como te entiendo. Yo tampoco tuve demasiado apoyo al principio. Es que parece que te están haciendo un favor cuando te dicen que no pasa nada por darles biberón. Y no es porque pase o no, es que no es eso lo que tú quieres. Así de simple.
También tuve alguna que otra presión para destetarla conforme iba cumpliendo años. Y he tenido que ver muchas caras de extrañeza cuando digo que mi hija estuvo mamando hasta los veinticinco meses. A algunos hay que aclararles que también tomaba filetes, porque hay personas que piensan que es todo o nada.
En general hay mucho desconocimiento sobre algo que debería ser lo más natural.

siempre mamá dijo...

Gracias Paula, es algo que siempre había pensado pero que nunca había expresado en palabras y creo que es muy injusto que siempre las madres nos tengamos que sentir culpables por hacer lo que pensamos que es lo mejor y más natural para nuestros hijos. Esta claro que somos unas campeonas y con nostros nadie puede !!!Un abrazo

Publicar un comentario